PAN INTEGRAL… ¿CÓMO SABER SI REALMENTE LO ES?

24/04/2018

En la actualidad son muchos los tipos de panes que encontramos en el mercado, especialmente la cantidad cada vez mayor de panes integrales. Pero… ¿es realmente integral todo lo que nos venden? La respuesta es sencilla: no, no todo es integral.

El cereal integral está formado por tres partes básicas: el germen (es el núcleo de la semilla, alimenta al grano y es rico en nutrientes), el endospermo (comprende más de la mitad del grano, lo provee de energía, rico en hidratos de carbono y proteínas) y el salvado (protege al grano, es rico en fibra).

Los granos integrales son los granos completos, contienen todos los nutrientes, por lo que son ricos en fibra, vitaminas y minerales.

En cambio los granos refinados durante su proceso de refinado pierden fibra y nutrientes y aunque a veces vuelven a añadir algún nutriente, no son tan completos como los granos integrales.

Para que un pan sea integral, debe tener como primer ingrediente harina de (aquí el cereal que sea) integral” o “de grano entero”. No basta con que ponga “alto en fibra”, “multicereales” o “integral”, hay que mirar bien los ingredientes. Tampoco basta con que tenga un color oscuro, pues normalmente se añade a la harina refinada el salvado para darle un color más oscuro.

Ahora ya sabes cómo encontrar tu pan integral. Que los disfrutes!

 

Annia Fenollosa

Estudiante en prácticas del Máster Nutrición y Salud de la UOC 

Foto de pixels (CC0 License ✓ Free for personal and commercial use✓ No attribution required)

Compartir