¿AZÚCAR BLANCO O MORENO?

29/03/2017

 

Para empezar, ninguno de estos tipos de azúcares son necesarios. Como siempre digo, lo que tenemos que hacer es reeducar nuestro paladar para acostumbrarlo a gustos menos dulces y artificiales. Aun así, hay que tener claras las diferencias entre los diferentes azúcares que tenemos al alcance.

El azúcar blanco, el más conocido, se obtiene, generalmente, del refinado total de la remolacha, y no aporta nada más que energía en forma de azúcar.

Otro muy conocido es el azúcar moreno que acostumbramos a encontrar en las grandes superficies. Éste no deja de ser azúcar blanco teñido con extracto de melaza, que también le aporta un sabor particular, y su contenido en otros nutrientes, aparte del azúcar, es insignificante.

Y, otro tipo de azúcar sería la panela, azúcar integral de caña o azúcar crudo, y es el que podríamos considerar con más pureza, de entre los que hemos comentado; éste se obtiene únicamente evaporando los jugos de la caña y cristalizando la sacarosa resultante. Por tanto, en este caso, este azúcar no sufre ningún tipo de refinado, lo que favorece que conserve todas las vitaminas y minerales de la propia caña de azúcar (aun así, deberíamos consumir mucha cantidad de panela para conseguir hacer una aportación considerable de estos nutrientes).

Por lo tanto, ¿cuál elegir? Pues el que más nos guste, teniendo en cuenta lo que hemos comentado al inicio, que lo mejor sería disminuir o reducir totalmente el consumo de azúcar añadido de cualquier tipo, y descubrir el sabor real de los alimentos.

Georgina Salvà

Dietista Nutricionista de Nutrapp

 

 

Compartir