¿Cuidas bien las bacterias de tu intestino?

23/10/2016

La microbiota es el conjunto de microorganismos (principalmente bacterias, pero también hongos, virus y protozoos) que se localizan de manera normal en diferentes partes de nuestro cuerpo: piel, aparato digestivo, respiratorio y urogenital.

¿Sabes que en nuestro cuerpo albergamos 10 veces más cantidad de células de microbios que células humanas? La mayoría, unos 100 billones de más de 10.000 especies distintas, viven en el colon, el tramo final del intestino, por ejemplo, una persona de 70 Kg de peso puede tener entre 700 g y hasta 2 Kg de bacterias. Muchos especialistas lo consideran como un nuevo órgano.

Este microbioma realiza funciones sumamente beneficiosas para nuestra salud, como ayudarnos a digerir los alimentos y a extraer energía de ellos, sintetiza vitaminas y aminoácidos y además, se ha descubierto que este ecosistema microbial está estrechamente vinculado con nuestro sistema inmunitario.

Actualmente equipos de investigación están trabajando en diferentes proyectos sobre la implicación de las bacterias del intestino en enfermedades como el colon irritable, la enfermedad de Crohn, obesidad, enfermedades autoinmunes, e incluso enfermedades mentales.

Existen muchos factores que pueden alterar el delicado equilibrio microbiano como por ejemplo, al contraer una infección aumentan las bacterias patógenas y disminuyen las beneficiosas, el uso y abuso de antibióticos, una alimentación desequilibrada rica con alimentos procesados, azúcares y grasas, los estilos de vida estresantes, la contaminación atmosférica…

Es muy importante pues, cuidar nuestro intestino. ¿Cómo?

  • Evitar grasas, azúcares innecesarios y alimentos procesados.
  • No automedicarse con antibióticos, solamente los justos y necesarios.
  • Realizar una dieta equilibrada, variada rica en frutas, verduras, legumbres y pescado azul. Hay que incorporar gran cantidad de alimentos diferentes y los prebióticos y probióticos son especialmente útiles. Incluir en la dieta alimentos prebióticos que contengan inulina, como la alcachofa o las endivias, entre otros, o los yogures o leches fermentadas con bifidobacterias cada día.
  • Practicar ejercicio diariamente con moderación.
  • Mantener a raya el estrés y cuidar la propia salud mental con ejercicios de relajación.
  • Hidratarse correctamente.
  • Evitar el estreñimiento.

Si cuidamos nuestras bacterias amigas, ellas nos cuidaran también a nosotros.

 

Compartir