Economia y salud en la cocina

23/11/2015

Muchas veces no damos demasiada importancia al acto de planificar, comprar y cocinar alimentos.

Os dejamos algunos consejos para evitar el derroche alimentario y comer al mismo tiempo, de forma más saludable.

Revisar antes de comprar

Es muy importante la planificación de la compra, abrir la nevera, revisar el gasto, el congelador y poder improvisar platos fáciles con los restos que te han quedado en casa. Sin tirar nada. Por ejemplo, añadir un sofrito a unos restos de pollo. Los restos de una verdura hervida pueden servir para hacer un buen picadillo con trocitos de jamón, o bien añadir un sofrito a unos restos de carne que te hayan sobrado.

La lista de la compra justa

Con la lista de la compra en la mano evitará la compra compulsiva de alimentos superfluos, casi siempre muy calóricos que harán subir el costo total.

Planificación sana

Cuando planificamos las comidas semanales debemos tener en cuenta platos como guisos de legumbres con verduras o combinar las legumbres con los cereales para obtener una proteína vegetal de calidad. Piensa que estos platos son más económicos.

Comprar alimentos de temporada y de proximidad

El calendario de frutas, verduras y pescados, se debe tener presente en el momento de la compra. Por un lado, el alimento tendrá más calidad organoléptica y nutritiva y por otro, será más económico, ya que no "tendrá que viajar".

Busca ofertas y contrástalas

Si tienes tiempo puedes buscar ofertas, puedes ahorrarte algunos euros.

Marcas blancas

Las marcas blancas pueden ser una buena opción, es para tener en cuenta, ya que son más económicas porque no se paga publicidad.

Comprar a granel

En muchos mercados y tiendas ya se vuelve a vender a granel. Así se compra lo justo y no se pagan envoltorios y seremos más respetuosos con el medio ambiente.

Comprar piezas enteras

Para ahorrar en la compra de pollo, puedes comprarlo entero y trocearlo en casa. Seguro que lo cortas como tú quieres y te ahorras dinero.

Mira las etiquetas

Deberemos mirar siempre las etiquetas. Sirven para ver los componentes, la fecha de caducidad y el precio que valdría este alimento por kg. De esta manera podrás comparar mucho mejor los precios.

Atención con los alimentos de cuarta gama y procesados

Los alimentos procesados, ​​y de cuarta gama, están diseñados para ahorrar tiempo en la cocina pero son mucho más caros y tienen más aditivos. Los puedes comprar sólo para ocasiones especiales.

Cocinar y congelar

Cuando compres más cantidades de alimentos de verduras y hortalizas, las puedes cocinar y congelarlas. Por ejemplo, si compras mucha cantidad de tomates y cebollas puedes hacer una gran cantidad de sofrito y congelarlo en diferentes recipientes.

Atención con las raciones

¿Eres de aquellas que siempre piensas que haces corto a la hora de cocinar un alimento y luego te sobra un montón? Pues debes tener siempre en cuenta los comensales que tendrás, así no tendrás que tirar nada.

Conserva bien los alimentos

Los alimentos que se pongan en la nevera deben seguir unas normas higiénicas adecuadas. Sobre todo, vigilar que no se dañe ningún alimento. La nevera refrigera pero no para el crecimiento bacteriano.

Imagen: Freepik

Compartir