El regreso de las vacaciones

30/08/2016

Ya se acabaron las vacaciones. Dejamos atrás la playa, los viajes y las maletas. ¿Te parece una pesadilla volver a reemprender el trabajo, el colegio de los niños, en fin, volver a la rutina de siempre?

No te preocupes e intenta encarar el problema de la manera menos traumática posible, con humor y ilusión. 

En primer lugar reflexiona sobre tu estilo de vida y planifica actividades para ponerte en forma,  como por ejemplo, apuntarse a una academia de baile, salir a correr o acudir a la piscina a nadar. Piensa que  si practicas ejercicio físico te sentirás mejor. 

En este retorno piensa en lo que en realidad te hace sentir feliz y hazlo. Procura que cada día tengas este espacio "minivacacional" aunque sea pequeño. Evita que los  fines de semana se transformen en tu única válvula de escape. Los pequeños espacios de felicidad han de ser diarios. 

¿Comes bien? Es el momento para valorar si necesitas cambiar algún aspecto de tu alimentación diaria. Aumentar el consumo de frutas y verduras, comer más pescado y  menos alimentos procesados, en definitiva, comer más sano. Sería interesante  dedicar un tiempo a la compra de tus alimentos, deben ser de proximidad y lo más naturales posibles.

Intenta planificar sin prisa pero sin pausa las visitas médicas que tienes pendientes.

Es importante que al llegar a casa aparques los problemas laborales, tu mente debe “desestresarse” con un buen baño caliente o con una sesión de relajación. 

Intenta sonreír y reír más, hablar más con tu familia y amigos, no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. 

Intenta buscar alicientes en tu trabajo diario, seguro que los encuentras. 

Busca la chispa de la vida en cada momento, ilusiónate e intenta vivir intensamente los minutos de felicidad que la vida te regala. 

¡Feliz regreso!

Ilustración: Diseñado por Freepik

Compartir