¡Feliz verano, buena hidratación!

16/06/2017

El verano es una época propicia para hacer ejercicio físico al aire libre, pero ante todo debemos tener en cuenta las condiciones de humedad, temperatura e insolación. La playa, el campo son los lugares más adecuados para jugar con las raquetas, palas, etc. pero en muchas ocasiones no hay sombras e incrementa el riesgo de deshidratarnos o de sufrir un golpe de calor.

Además de protegernos la piel con una crema solar alta y un gorro, debemos evitar la deshidratación.

¿Cómo lo podemos evitar?

  • Beber agua antes, durante y después de realizar la actividad física.
  • Si se realiza un ejercicio físico continuado es importante además, ingerir bebidas con electrolitos y hidratos de carbono para reponer las pérdidas efectuadas por la excesiva sudoración.  
  • Evitar el ejercicio físico en horas de máxima insolación.

Otros consejos básicos:

  • El agua debe ser la bebida básica en las comidas, evitar bebidas alcohólicas y otras con azúcares añadidos.
  • Llevar una botella de agua siempre en la bolsa.
  • No esperar a tener sed para beber, a medida que envejecemos perdemos esta sensación.
  • Las frutas, verduras y hortalizas han de ser las nuestras aliadas. Consumir muchas ensaladas, zumos, licuados, cremas frías y muchos batidos.
  • Las infusiones frías son también una buena opción para incorporarlas en nuestro consumo.

Recordad que los seres vivos somos agua. El agua forma parte de nuestros tejidos que forman los músculos, los huesos, los órganos. Si perdemos mucho agua y no la reponemos nos puede provocar deshidratación, fatiga, cansancio, falta de atención hasta podemos llegar a sufrir un golpe de calor.

¡Feliz verano, buena hidratación!

Compartir