¿Halloween o nuestra Castañada?

30/10/2015

La mujer anciana, humilde, vestida con ropa de abrigo, junto a un horno mientras tostaba castañas y las envolvía con un cucurucho de papel de periódico, ha desaparecido de nuestras calles, aunque, los que somos mayores la recordamos con cierta nostalgia. Los olores de castañas asadas presagiaban que el frío llegaría pronto. ¿Lo recordáis?

¿Han pensado alguna vez de dónde viene la Castañada?

La Castañada es una fiesta tradicional catalana, donde la gente más cercana se reúne y come castañas, boniatos, fruta confitada y los típicos panellets.

La costumbre de ingerir estos alimentos tan calóricos proviene de la tradición cristiana, en que la víspera del día de los muertos, en las iglesias tocaban a muertos durante toda la noche hasta la madrugada. Los campaneros exhaustos necesitaban una dosis de energía extra para este esfuerzo y entonces los amigos y familiares se los llevaban para que no desfallecieran.

Las castañas son ricas en almidón, bajas en proteínas y materia grasa, ricas en potasio y, en comparación a otros frutos secos, tienen un mayor contenido de agua.

Es uno de los frutos secos menos calórico y es indicado en deportistas por su alto contenido en hidratos de carbono.

Otras versiones consultadas, mencionan la Castañada como una fiesta que se inicia a finales del siglo XVIII y que deriva de las antiguas fiestas funerarias en que se hacían unos comidas especiales. Las comidas funerarias consistían en la ingesta legumbres, frutos secos y los panes de la ofrenda de los difuntos conocidos por panellets, panets o panellons.

El pan, es una de las bases de la dieta mediterránea, por lo que también era un elemento muy importante en las ofrendas a los antepasados, ya que se dejaban a las tumbas de los familiares, en su honor, y también como un alimento en el viaje del más allá. El pan se fue transformando en un pan más dulce, ya que se conservabamucho más tiempo.

Los panellets se hacen con almendras crudas muchas, azúcar y clara de huevo. Se pueden aromatizar con limón, chocolate, café. También se pueden rebozar con piñones u otras decoraciones como coco, chocolate, almendras confitadas, almendras picadas, etc. En algunas recetas, para abaratar coste de los ingredientes, se añade patatas.

Las frutas confitadas también estaban presentes, porque en ese momento del año, las despensas estaban llenas de conservas, para tener una buena reserva para el invierno.

El Halloween, es una fiesta también tradicional de origen celta. Hace muchos años que el 31 de octubre en Bretaña, Escocia e Irlanda, se celebraba la festividad Samhain, que coincidía con el último día del año según los antiguos celtas. Samhain, era el día de los muertos, y literalmente significa "final del verano". Esta fiesta, pues, era muy señalada, en las casas se apagaban las luces para que ningún alma volviera a tomar cuerpo, al tiempo que la gente se vestía de brujas o demonios.

También, se encendían por las montañas hogueras muy grandes para ahuyentar a los espíritus malignos.

Cuando llegó el Cristianismo el primer día de noviembre se convirtió con la Fiesta de Todos los Santos. La noche precedente se transformó con el All Saints Eve que significa víspera del Día de Todos los Santos, estas palabras fueron derivando hacia All Hallows Eve, de donde salió la palabra Halloween.

La gastronomía del Halloween, era muy diferente, se comían platos irlandeses que tenían como base la patata, frutos secos y algunos dulces. Aunque el simbolismo actual de esta fiesta es la calabaza, los antepasados irlandeses no la comían, sólo en algunas ocasiones en forma de pastel. Mayoritariamente, la utilizaban como un objeto de decoración. Por ejemplo, los inmigrantes irlandeses en América la usaban para poner una vela dentro, dejándolas en las ventanas recordando los muertos queridos.

Como puede ver ambas fiestas tienen una misma raíz, un origen animista en relación a los difuntos como por ejemplo los rituales de ofrenda y una comida comunitaria, que se basa en alimentos de la propia estación para conmemorar los mismos.

Los alimentos propios del otoño están presentes, frutos secos, castañas, boniatos, almendras, fruta confitada acompañados eso sí, de un buen vino dulce o moscatel.

Para acabar, déjenme hacer un breve comentario, cuando queremos imitar o copiar tradiciones de otros países, que no están arraigadas en nuestras formas de vivir, quedan muy desdibujadas, pobres y caricaturizadas.

Creo que deberíamos celebrar la Castañada ya que es nuestra y no podemos perder las tradiciones que han marcado un pueblo durante tantos años.

Feliz Castañada!

Compartir