HUEVOS Y COLESTEROL

12/04/2017

Actualmente todavía es mucha la gente que cree que el consumo de huevos es contraproducente para la salud, ya que aumenta el colesterol, pero la realidad es otra.

El huevo es un alimento muy completo a nivel nutricional, del que cabe destacar su aportación en proteínas de elevado valor biológico (las proteínas del huevo cuentan con todos los aminoácidos, es decir, podemos decir que son proteínas perfectas, completas).

Como empezaba, durante muchos años y aún ahora, mucha gente cree que el consumo de huevo aumenta el colesterol sanguíneo, pero no es así. Es cierto que el huevo aporta colesterol, de hecho, todo alimento de origen animal contiene colesterol, algunos más que otros, pero el huevo no sería el que tiene más contenido precisamente. Además, el huevo contiene una sustancia que evita que absorbamos todo su colesterol, por lo que cuando nos comemos un huevo no acabamos absorbiendo todo el colesterol de éste, ya que una parte la eliminamos directamente del organismo.

Las recomendaciones de consumo de huevo son de 3 a 4 a la semana, pero no porque consumir más huevos a la semana sea nocivo, sino porque si casi cada día, para el almuerzo o cena comemos huevo, dejamos de comer otros alimentos y, por lo tanto, otros nutrientes que nuestro cuerpo necesita. Por eso los nutricionistas siempre decimos que la alimentación debe ser variada.

Otra cosa que debemos tener en cuenta es la forma de comernos estos huevos. No es lo mismo alternar a lo largo de la semana una tortilla francesa o de verduras, con un huevo duro, o un huevo pasado por agua, o huevo utilizado en alguna elaboración, que hacer todos los huevos de la semana en forma de huevo frito, con todo lo que lo acompaña (es un frito, bastante pan, tal vez un poco de embutido, patatas fritas, salsa ketchup...).

Por lo tanto, no es el huevo el que nos hará subir el colesterol, sino nuestros hábitos alimenticios en general. Reduzcamos el consumo de los alimentos de consumo ocasional (los de la punta de la pirámide, como los embutidos, la mantequilla, los precocinados, los procesados, los snacks, la bollería, los dulces, los refrescos...), y potenciemos el consumo de alimentos de consumo habitual, entre ellos, los de origen vegetal, ricos en fibra, que también nos ayudarán a regular los niveles de colesterol.

Georgina Salvà

Dietista nutricionista de Nutrapp

Foto: Designed by kstudio / Freepik 

Compartir