Mitos sobre la leche

13/06/2019

En Nutrapp sabemos que a veces es difícil entender la información sobre nutrición que llega hasta nosotros, ésta suele ser compleja o incluso contradictoria. Por eso, hemos preparado una serie de posts que intentarán aclarar conceptos, y desmontar mitos modernos, sobre algunos alimentos que suelen despertar controversias, en este caso la leche.

La leche es una buena fuente de calcio, aunque no la única. Contiene multitud de nutrientes y componentes saludables y, al ser un alimento complejo, es habitual que sus efectos varíen dependiendo de cada tipo de persona (intolerantes a la lactosa, alérgicos…), pero, en general, los estudios realizados muestran que es un alimento saludable.

¿Entera o desnatada?

Todavía hay quien piensa que la leche entera, por su alto contenido en grasas, es perjudicial. Sin embargo, eso es un mito hace tiempo desmontado ya. Es más, los últimos estudios encuentran menor riesgo de enfermedad cardiovascular y mortalidad con el consumo de lácteos enteros.

Es cierto que aporta mayor energía, también mayor saciedad, pero cuando se trata de perder peso no solo importan las calorías. Esto daría para otra serie de posts.

¿Cruda o pasteurizada?

Para empezar, debes saber que la venta de leche cruda en España está prohibida. Dicho esto, muchos insisten en sus beneficios “naturales”, pero, en realidad, la leche cruda no es más beneficiosa que la pasteurizada, al contrario, puede contener microorganismos muy perjudiciales para las personas que pueden llegar a causar incluso la muerte. Saber más.

¿Todos los lácteos son buenos?

Los productos derivados de la leche contienen menos lactosa y, al ser fermentados, puede aumentar la disponibilidad de nutrientes. Pero ¡OJO! porque no todo lo que parece un lácteo lo es. Yogures de sabores, natillas, batidos, etc. son productos ultraprocesados y contienen altos niveles de azúcares. Son los llamados “pseudolácteos”.

¿Provoca cáncer?

Aunque existen estudios que relacionan el consumo de lácteos con algunos tipos de cáncer (sobre todo con el cáncer de próstata), recientes revisiones concluyen que el aumento de riesgo es mínimo y que éste se produce en personas con un consumo muy elevado de lácteos. Por cierto, no encuentran relación con los lácteos enteros.

Conclusión

Si no te sienta mal y te gusta, toma leche y productos lácteos pasteurizados, no azucarados y preferiblemente enteros, pero hazlo con moderación (1-3 porciones al día) sabiendo que; ni son tan malos, ni tampoco la panacea de la alimentación.

¡Feliz semana Nutrapp!

Antonio García-Márquez, estudiante en prácticas del Máster universitario de Nutrición y Salud de la UOC.

Psicólogo de la alimentación

@Psico_Alimenta

Foto: Foto de fondo creado por freepik - www.freepik.es

Compartir