PREBIÓTICOS I PROBIÓTICOS, VEAMOS LAS DIFERENCIAS

06/04/2017

Seguramente habrás oído hablar tanto de los probióticos como los prebióticos, pero ¿sabes qué es cada uno y qué funciones principales tienen para la salud?

Los probióticos son microorganismos vivos que ingerimos a través de algunos alimentos como las leches fermentadas o los yogures, en suplementos dietéticos y en algunos medicamentos, y que viven en nuestro intestino, mayoritariamente en el colon. ¿Te suenan los nombres "Lactobacillus" y "Bifidobacterium"? Estos son ejemplos de algunos probióticos, entre muchos otros.

Se puede decir que los probióticos tienen dos grandes funciones: ayudar a la conservación de alimentos, disminuyendo su ph y evitando así la contaminación del alimento con bacterias patógenas; aportar beneficios para la salud, por ejemplo, a nivel inmunitario, para frenar y / o evitar la diarrea aguda, para reducir la distensión abdominal y flatulencia, para mejorar la digestibilidad de la lactosa...

Cada persona tiene una diversidad de microorganismos diferente, con más o menos bacterias y levaduras unos u otros; sí, has leído bien, no sólo tenemos bacterias, sino que también tenemos algunos tipos de levaduras, como el "Saccharomyces cerevisiae", que quizás habrás oído hablar alguna vez, entre otros. Pues bien, dado que la diversidad de estos microorganismos va variando, puede que a veces tengamos que hacer un aporte extra porqué algunas de las bacterias beneficiosas están en poca cantidad, o quizá porqué tenemos demasiada cantidad de algún patógeno, que nos ha hecho pasar por alguna gastroenteritis, por ejemplo.

En cambio, los prebióticos podríamos decir que son el alimento de los probióticos; son sustancias de nuestra dieta, sobre todo en forma de fibra. El hecho de seguir una dieta rica en verduras, frutas, hortalizas, legumbres, semillas y frutos secos favorece la ingesta de una buena cantidad de prebióticos que colaborarán a mantener la flora bacteriana (probióticos) que tenemos en el intestino, y esto ayudará a dificultar la presencia de bacterias patógenas. Si nos fijamos en la lista de ingredientes de algunos alimentos procesados, podremos detectar algunos prebióticos, como son la oligofructosa, la inulina, la lactulosa..., pero repito, también están presentes, sin haber sido añadidos, en los alimentos de origen vegetal.

Por lo tanto, hay que seguir una dieta rica en alimentos de origen vegetal, recordando tomar leches fermentadas de forma habitual y / o productos fermentados como el kéfir de agua.

Georgina Salvà

Dietista nutricionista de Nutrapp

Foto. Designed by Freepik

Compartir