¡Menos sal, más salud!

05/04/2017

El consumo de sal se ha disparado en las últimas décadas. 

¿Sabes dónde se encuentra la sal? 

Por una parte está la sal de adición, la que añadimos al cocinar o a la mesa. Por otra, la que ya contiene el alimento procesado en el momento de su compra. Por último, la sal natural, propia de los alimentos o las aguas. 

¿Cómo disminuirla? A continuación te proponemos una serie de trucos culinarios para mantener a raya la sal que consumes. 

La pasta, la puedes preparar substituyendo la sal por pimienta y laurel; o bien, a la marinera con almejas y gambas peladas, o con aceite, ajo i perejil. 

Uno de los trucos más utilizados para comer las carnes sin sal, es marinarlas. Por ejemplo se pueden marinar con vino tinto, soja, vinagre balsámico, ajo, o simplemente con aceite y hierbas aromáticas. 

Otra forma seria utilizar cítricos como por ejemplo el pollo al ajillo, con cebolletas y limón o el lomo de cerdo a la naranja. 

¿Te atreves con las vinagretas? Es una solución fantástica para acompañar muchos verduras cocidas. Puedes utilizar cebollino, cebolla,ajo, perejil y pimienta. ¡Te encantará! 

Los huevos, se pueden preparar con ajos tiernos, champiñones y espárragos y orégano. 

A partir de ahora, te aconsejamos sopas camperas, es decir, con múltiples ingredientes, ajo, pimientos, tomate, cebolla y pan. Ya verás que ricas quedan. 

Una opción para los arroces es acompañarlos con pisto, una salsa con tomate, berenjenas y pimientos. 

Piensa que a partir de ahora, en tu despensa no pueden faltar las especias y las hierbas aromáticas. Por ejemplo, la pimienta, las semillas de apio, la albahaca, el comino, el cardamomo, el estragón y el jengibre han de ser tus aliados. 

¿Nos explicas tus trucos?

 

Dra. Marga Serra 

Responsable de Nutrapp

Foto. Diseñado por Freepik

 

 

Compartir