¡A comer pescado!

09/10/2015

El pescado concentra todos los nutrientes que participan en el crecimiento y el desarrollo del pequeño: proteínas, ácidos grasos omega 3, calcio, hierro, zinc, yodo, vitaminas del grupo B, vitamina A, D y E

Los más  pequeños, lo pueden consumir triturado con el puré de verduras varias veces a la semana. Es importante que desde pequeños se acostumbren a su sabor. Es importante tener  paciencia, ya que necesitan un tiempo de adaptación al nuevo sabor.

Se pueden elegir los pescados frescos o congelados, en filetes o lomos, pero siempre sin espinas, para que este no sea el motivo del rechazo.

Podemos encontrar mucha variación: merluza, lenguado, pescadilla, bonito etc. pero es mejor  que sea de proximidad.

Si tu hij@ no le gusta mucho, puedes mezclarlo con los alimentos que más le gusten: macarrones con atún, pizza con bacalao desmigado, bocadillo de anchoas o sardinas ...

También, es importante que se familiarice con estos alimentos, acompañándote en el mercado o haciendo de pinche en la cocina.

El pescado se puede preparar de mil maneras para comerlo no resulte monótono y aburrido, te decimos algunas: Pastelitos, croquetas, buñuelos, albóndigas, pudín, lasaña, canelones, en tortilla, en salsa, al horno, relleno ...

Y también, es posible disimular su sabor. Dos fórmulas sencillas consisten en macerar el pescado con limón, aceite y hierbas o acompañarlo de salsas y guarniciones.

Compartir