LA ALIMENTACIÓN DE LOS NIÑOS DURANTE LAS VACACIONES DE VERANO

20/06/2016

A pocos días para que lleguen las tan esperadas vacaciones de verano de los niños, nos planteamos posibles problemas sobre su alimentación.

Teniendo en cuenta que durante todo el curso escolar muchos niños hacen una de las comidas principales en la escuela, y que en general, los menús escolares son comidas equilibradas y saludables (aportan algo de verdura, proteína, hidratos de carbono, y láctico o fruta de postre), ahora llegan tres meses de vacaciones y muchos de estos niños empezarán a comer de una forma menos equilibrada y saludable.

Por un lado y, según lo que suelen hacer muchas familias, reducirán el consumo de alimentos de origen vegetal como las legumbres, las verduras y hortalizas, y las frutas, y por el contrario, aumentarán el consumo de helados y dulces, refrescos , bollería industrial, snacks y alimentos muy procesados, con su consecuente problemática para la salud.

Entonces, ¿qué hacer? En primer lugar, la alimentación saludable siempre debe ser equilibrada y variada, durante todo el año, de manera que siempre podamos conseguir los nutrientes que el cuerpo necesita y, al mismo tiempo, evitar el exceso de consumo de calorías vacías, en forma de grasas saturadas y azúcar.

Por tanto, si tenemos presente esto, y también que los niños deben comer como los adultos, en cuanto variedad de alimentos en el plato, no en cuanto a cantidad, será tan sencillo como planificar una alimentación equilibrada para toda la familia, es decir, que tanto la comida como la cena contengan verdura cruda o cocida, proteína en forma de carne, pescado o huevo, hidrato de carbono como puede ser un poco de pasta, arroz, patata, pan o legumbre y, de postre, o un láctico o un poco de fruta.

Para hacernos una idea, un ejemplo de comida equilibrada puede ser un plato de gazpacho de primero, calamares a la plancha con arroz de guarnición de segundo, y un yogur de postre. O, por ejemplo, pizza casera con verduras, jamón y queso, una ensalada y de postre macedonia.

Otro aspecto que no debemos descuidar es el comer en familia, para poder conversar y disfrutar organolépticamente de la sabrosísima cocina mediterránea.

Por último, sólo recordar que cada vez hay más niños con sobrepeso y obesidad, y esto hace que en la edad adulta tengan más facilidad de sufrir enfermedades cardiovasculares, entre otras.

Potenciamos hábitos de vida saludables a los pequeños, haciendo más actividad física y alimentándolos equilibradamente y de forma variada, para darles a ellos salud en el futuro.

Georgina Salvà Nutricionista- Dietista de Nutrapp

Compartir